CNF: CIENCIA, NATURALEZA Y FUTURO



Astronomy Picture of the Day

lunes, 14 de mayo de 2007

¿Te atreves a imaginar cómo será el mundo en el futuro? ¿Seguro que Thomas Robert Malthus no tiene razón, sólo porque no acierte el año?

Jesus de Nazareth dijo:

“cuando oigáis de guerras y revueltas, no os asustéis, porque esas tendrán que pasar, pero no será el fin. Se levantará nación contra nación, reino contra reino, y habrá grandes terremotos en diversos sitios, y hambres y pestes, en el cielo habrá visiones terribles y grandes signos. Y cuando veáis a Jerusalén rodeada de ejércitos, sabed que la destrucción está cerca. Habrá signos en el Sol y en la Luna, y en las estrellas, y en la Tierra, angustia en las naciones y agitación del mar y las olas. Así cuando veáis que pasan estas cosas, sabed que el Reino de Dios está cerca”.

 
Las relaciones entre oriente y occidente habrán degenerado tanto, que habrá una guerra mundial (abierta), la zona en conflicto será Israel, Libano, Siria, Jordania, incluso Iran; la causa, extremistas sionistas que buscarán por todos los medios la capitalidad indivisible de Jerusalen, incluso querrán encontrar el templo de Salomón en la llanura de las mezquitas, será en la mezquita de "Al Aqsa" donde todo comience, la tomarán de forma violenta, y Palestina se verá abocada a desaparecer, depues paises arabes querrán tomar su parte, y Estados Unidos desembarcará en Israel en su ayuda, tras esto, todo será caos y confusión, las armas usadas causarán más de 100.000.000 de muertos, las enfermedades causadas por la falta de alimento y agua contaminada matarán a más personas que las armas. Después, será el comienzo de una nueva forma de pensar, libres de lugares santos, y pensando que el mismo universo lo es.




El cambio climático será patente, el nivel del agua hará desaparecer puentes, diques, embalses e islas; las de las playas serán meros recuerdos; poblaciones enteras tendrán que emigrar. La sequía se cebará en África, las comunicaciones a largas distancias entre sus pueblos serán exiguas. En el Este, será muy difícil la vida. En el Centro-Sur, alrededor de los lagos y ríos será más apta la vida; los grandes lagos cercanos entre si llegarán a unirse, formando mega lagos o pequeños mares; los grandes ríos como el Amazonas, serán salados, convirtiéndose en grandes rías. El Nilo en cambio, desaparecerá. Mesopotamia se inundará y revivirá el “Creciente Fértil”. Los terremotos serán más y mayores, en el Pacífico serán los maremotos los que causen mayor estrago. En Australia se formará un gran desierto por la sequía, el fuego y los ciclones y la vida será difícil. Nueva Zelanda apenas variará, aunque sus costas se verán mermadas, como el resto de las tierras emergidas, y bajarán sensiblemente las temperaturas, y la mayoría de las islas del Pacífico desapararecerán bajo las aguas. Los volcanes activos serán los que contribuirán a crear nuevas tierras, siendo éstas muy aptas para la naturaleza en cuanto cese su actividad. En América del Norte, Florida y Nueva Orleáns se inundaran; causando que los huracanes entren más tierra adentro. Los terremotos se acrecentarán en el Centroamérica, desaparecerán muchas islas en el Caribe. Las fuertes corrientes y mareas del Atlántico (la corriente termohalina) llegarán sin problemas al golfo de México. Panamá y Costa Rica formarán una isla, cambiando las corrientes calientes.



El Norte y Sur del planeta se enfriará paulatinamente, siendo cada vez más difícil vivir allí, en 10 años volverá a enfriarse, ocurriendo el “Younger Dryas” consecuentemente los que allí vivan, emigrarán a zonas más calidas. En Sudamérica la deforestación será casi irreparable. Grandes terremotos sacudirán el Este del continente americano. Europa, Norteamérica, Japón y China, se verán afectados en la zona septentrional por el frío, Grecia e Italia por terremotos, volcanes e inundaciones, Japón por terremotos y la Península Ibérica por terremotos en el Centro y Norte e inundaciones en el Suroeste, maremotos en el Sur y grandes vientos en el Oeste; el Mediterráneo será más salado. Rusia se enfriará, siendo muy difícil sobrevivir en muchas zonas, e imposible en Siberia. Turquía también sufrirá terremotos. Asia Central será un gran desierto, vivir allí será insano; los problemas de cáncer y respiratorios en general lo harán imposible.
En tiempos de paz se colonizará la Luna y Marte, los colonos serán de procedencias diversas; poco después a Marte se le llamará “Pequeña Tierra”. Antes de enviar al hombre allí, se lanzarán 2 bombas H con combustible, junto con carbón y maderas, explotándolas en los polos, a fin de calentarlos y oscurecerlos, creándose así, el efecto invernadero. A partir de ahí, se mandarán algas y bacterias muy resistentes (extremófilos) del artico, la Antártida, el Valle de La Muerte, el Himalaya y Los Andes, éstas serán puestas en los polos por robots. En los viajes interplanetarios se usará un nuevo prototipo de nave X30, un trasbordador muy veloz, y para los viajes a la Estación Internacional, el prototipo X33, un trasbordador mejorado.



Las colonias de la Luna y de Marte serán la esperanza, la Agencia Espacial Internacional contribuirá a que estos colonos sean autosuficientes, por medio de placas solares y creando grandes biosferas móviles, cerradas herméticamente; los robots autómatas serán los que ayuden en la tarea de situarlas y preparar el terreno. En las biosferas, se introducirán una especie de pino muy resistente de las zonas volcánicas de México, gingko biloba, y otras plantas menores se introducirán para comenzar la nueva vida, no será suficiente pues tendrán que mandar insectos, líquenes, hongos…y todo un parque botánico de alta montaña, aunque los únicos que plantarán en el exterior y en tierra, serán los pinos, acostumbrados al frío y al poco oxigeno. En cuanto arreglen el problema de biodiversidad, se pondrán a experimentar, mientras funden las partes heladas para obtener agua, empezando a crear una reacción en cadena, creando en pocos siglos, las primeras precipitaciones.



La Luna no podrá ser modificada para la vida, por no rotar, se crearán bases para realizar el viaje a Marte más corto, al igual que la vuelta, usando la Estación Internacional como escala obligada. La ingeniería genética mejorará mucho la vida, pero la tecnología sólo evolucionará por las mejoras y los estudios en el espacio, la Luna y Marte; toda la tecnología estará volcada en estas cosas, la nanotecnología llegará a su límite, o por lo menos, el límite que el cuerpo humano necesite; la fusión fría será una realidad.



Los colonos tendrán satélites a su servicio en Marte para prever las tormentas de arena, su gran problema, y pondrán placas solares en lugares opuestos, en el ecuador, para que 2 equipos tengan energía. Además de éstos, otros satélites con grandes espejos que reflejarán el Sol, pudiendo dirigirlos sobre las placas solares en superficie, o bien calentando los polos para provocar el buscado efecto invernadero. Cuando todo esté preparado para la vida, se crearán las primeras “arcas interplanetarias”; llenas de plantas, árboles, animales y personas.



Las viviendas, las arcas y las biosferas serán cúbicas, aunque la parte superior será ligeramente abombada, tendrán 3 entradas por cada cara, y éstas serán subterráneas aprovechando grietas y agujeros de pequeñas colinas, sólo viéndose desde el exterior la parte superior de los edificios, defendiéndose así de las grandes tormentas de arena; los cristales serán de corindón, anchos y gruesos, con reflectantes dorados que permitan la entrada de la luz necesaria, y por tanto, también el calor; la medida será igual de ancho, de largo y de alto; por el interior, un arroyo fluirá por el centro de la estancia, y a ambos lados habrá hileras de árboles; este arroyo será calentado para conseguir que el sustrato, y por tanto las raíces, estén con una temperatura constante y perfecta para el crecimiento de los árboles. La menor gravedad hará que la vegetación se sujete mejor; dicho sustrato no será tierra, sino, minerales primigenios, será la futura hidroponía la que nos ayude en este campo, pudiendo conseguir más y más grandes frutos, y la hojas se estudiarán y usarán para curar las enfermedades que asolen la Tierra.



Las casas tendrán robots humanoides dedicados a las tareas del hogar, enfermería y en ocasiones, las peores misiones en el exterior, y las biosferas serán mantenidas por brazos robóticos. Ambas se comunicarán por medio de pasillos subterráneos, y sus techos tendrán compuertas, con el propósito de proteger la estanqueidad y la limpieza de los cristales, evitando la erosión producida por las tormentas de arena. El modo de desplazamiento será por aire con una especie de helicóptero de 4 tripulantes, y protegidos en un habitáculo de corindón; pequeños retropopulsores ayudarán a controlarlo, en la superficie se plegarán sus hélices y se anclarán al suelo y dispondrá de 4 grandes ruedas, que podrán ser soltadas, siendo vehículos independientes; estas ruedas serán más altas que un hombre, muy anchas, y absorberán los accidentes del terreno.